El objetivo fue conocer la relación que existe entre el nivel de estudios alcanzado por las personas encuestadas y la facilidad (o dificultad) que presentan para entender y seguir instrucciones de personal de salud y otras fuentes de información que pudieran ayudarle en su cotidianeidad.

La encuesta fue realizada a personas naturales mayores de 15 años con cobertura Región Metropolitana, vía telefónica, entre el 3 y el 30 de diciembre de 2014.

La metodología fue aleatoria y estratificada, completando la cantidad de 2.403 encuestas válidas (el mínimo representativo es de 1.980), con un nivel de confianza del 95% y un error muestral del 5%.

Documentos relacionados

Portada 1

Serie Creación – Documento de trabajo n°40: MATERIAL DE APOYO A LA DOCENCIA HABLA Y DEGLUCIÓN ASOCIADO A PARÁLISIS CEREBRAL. Unidad de lenguaje y habla en niños y adolescentes.

Es importante destacar que el cuadro clínico de parálisis cerebral, afecta el desempeño en actividades de la vida diaria (AVD) […]

Portada 1

Serie Creación – Documento de trabajo n°30: ESTADO ANSIOSO PREVIO A UNA EVALUACIÓN EN ESTUDIANTES DE ODONTOLOGÍA.

Es común observar un estado ansioso previo a una evaluación en estudiantes universitarios; sin embargo, hasta el momento en la […]

Saltar a la barra de herramientas